Condenan a 4 años de prisión al futbolista Santi Mina por abuso sexual

Condenan a 4 años de prisión al futbolista Santi Mina por abuso sexual

Condenan a 4 años de prisión al futbolista Santi Mina por abuso sexual

El futbolista español Santi Mina fue condenado el miércoles a cuatro años de prisión tras ser declarado culpable de abuso sexual.

El delantero del Celta de Vigo, de 26 años, tendrá que ingresar en prisión si su apelación no tiene éxito.

La camiseta de Maradona contra Inglaterra se subastó por casi nueve millones de dólares

El juzgado español también le impuso a Mina una prohibición de aproximarse a menos de 500 metros o mantener algún tipo de contacto con la víctima durante los próximos 12 años. Además, tendrá que pagar una indemnización de 50.000 euros (52.600 dólares) por los daños morales.

Copa Libertadores: Colón se juega su futuro ante Cerro Porteño

Mina fue absuelto del cargo de agresión sexual, asociado al empleo de violencia contra la víctima.

Read:  Video: Manu Urcera, el novio de Nicole Neumann, sufrió un accidente en el TC

El Celta dijo que había apartado al jugador del plantel de forma preventiva hasta que se completara el proceso de apelación. También abrió un expediente disciplinario para determinar las opciones que podía tomar el club.

La fiscalía pedía ocho años de prisión para Mina, mientras que los abogados de la víctima pedían 9 años y medio.

David Goldar, que jugó con el Ibiza, un club de categoría inferior, fue declarado no culpable de la acusación de complicidad. El abogado de la acusación pedía cuatro años y medio para él.

Read:  Viral: Messi como Luis Miguel cantando "Tengo todo excepto a ti"

Mina y Goldar dijeron que la mujer había aceptado mantener relaciones sexuales.

Ella acusó a Mina de violarla en una caravana en 2017, a la que ella había ido con Goldar. El abogado de la víctima dijo que Goldar no hizo nada por impedir que Mina la violara.

Mina jugaba para el Valencia en esa época. En 2019 regresó a Vigo, al club de su infancia.

El fallo de la corte española podía apelarse ante el Tribunal Supremo español.